HABITAR EN TIERRA AJENA. Los primeros españoles en Lima

La vivienda de mediados del siglo XVI sobre la Huaca Tres Palos de la antigua ciudadela de Maranga, es uno de los testimonios más conocidos en la arqueología peruana sobre la presencia española en el valle del Rímac. La evidencia material encontrada en ella nos acerca a diferentes aspectos de la vida cotidiana de sus ocupantes.

¿En qué condiciones vivían estos habitantes? ¿Qué introdujeron en la vida y la cultura de los pobladores oriundos del valle? ¿Qué conocimientos asimilaron de este nuevo mundo?

Estos primeros españoles experimentaron un proceso de adaptación a una nueva vida en un territorio lejano. Para organizarse implementaron la encomienda, que consistió en la entrega de indígenas, de un territorio determinado, a los principales conquistadores. El encomendero tenía el encargo de cuidar y evangelizar a los indígenas, ellos a cambio debían tributar con su mano de obra. Uno de los casos importantes en Lima fue la Encomienda de Maranga.

Desde Europa se incorporaron nuevas tecnologías para la manufactura de diversos productos, como la cerámica vidriada y la herrería. Además, se integraron al territorio una nueva fauna y flora como el ganado vacuno, caprino, el caballo, la vid, el olivo, entre otros. No obstante, en este proceso también se incorporaron prácticas y elementos oriundos en el aspecto tecnológico y en la forma de relacionarse con el entorno, dando inicio a una nueva sociedad y cultura.

Los primeros asentamientos españoles en Lima

En 1535, con el acto fundacional de la ciudad de Lima, se empezó a organizar el asentamiento español. Alrededor de la Plaza Mayor se construyeron los principales edificios administrativos y religiosos, se asignaron los primeros solares, y se entregaron las encomiendas en las comarcas de los valles de Lima.

La encomienda era una encargatura concedida por el rey a los españoles que participaron y contribuyeron con sus acciones a la conquista. Esta institución consistió en la asignación de un grupo de la población indígena para protegerla y evangelizarla a cambio de rendir un tributo con su trabajo al encomendero. 

Los registros históricos indican que el territorio de Maranga se asignó en encomienda a Nicolás de Rivera el mozo en el año 1534. Chayavilca era el curaca principal de la población de este territorio que conformó esa encomienda.   

Los encomenderos rara vez tenían su domicilio próximo a su encomienda, pues solían residir en la ciudad principal de la región donde ésta se ubicaba. Para la administración de las encomiendas se contrataba a españoles, que se convertían en sus mayordomos; esta responsabilidad los llevó a ubicar sus residencias en las áreas rurales donde estaban los grupos de pobladores asignados a la encomienda.

En este contexto, la vivienda española ubicada en la cima de la Huaca Tres Palos perteneció, probablemente, al mayordomo de la encomienda de Maranga.

La casa sobre Huaca Tres Palos

La Huaca Tres Palos es una estructura arquitectónica hecha de tapial y adobe;  tiene 207 m de largo por 181 m de ancho y una altura de 20 m. Está conformada por cuatro plataformas, escalinatas y rampas, que en su conjunto revelan su monumentalidad. Fue construida y utilizada durante la época Ychsma e Inca, entre los años 900 y 1532 d.C.

A inicios de la conquista se construyó una casa sobre la plataforma superior de la huaca. Esta se ubicó en la esquina sur oeste de la plataforma, con una configuración en forma de L, y estaba dividida en 6 recintos cuadrangulares y un recinto rectangular. La vivienda cubría un área de 331 m2, aproximadamente.  

El techado de la casa se hizo con material perecible (paja, caña, soguillas y barro). Las paredes se hicieron con adobes marcados y el piso fue un apisonado sobre la superficie irregular de la huaca.

Los recintos fueron utilizados para las tareas domésticas, para el descanso y para la interacción social. En la parte posterior y lateral contaron con pequeñas terrazas, y en el frente un patio.  A varios metros de distancia de la casa, se depositaron sus desechos. 

La construcción de la vivienda tuvo dos momentos, probablemente a consecuencia de daños ocurridos por movimientos telúricos y por remodelaciones posteriores. 

La ubicación de la casa a una altura elevada tuvo como fin el control del tránsito de personas, animales y carretas; asimismo, observar las actividades agropecuarias y marinas.

Reconstruyendo la historia de sus habitantes

Las evidencias de los objetos encontrados en la casa sobre huaca Tres Palos nos revelan una historia de encuentros y adaptaciones entre lo europeo y lo andino. 

La construcción de la casa se hizo “a la andina”, con la participación de la población local que elaboró los adobes y el techado de la casa con paja. 

En el proceso de su instalación en este nuevo territorio, los europeos trajeron consigo su bagaje cultural, y empezaron a asimilar las costumbres locales, dando inicio al carácter sincrético de la cultura colonial. 

El mayordomo de la encomienda de Maranga y su familia dejaron evidencia de sus costumbres y cotidianidad, que se constatan en los hallazgos procedentes de la casa. En las terrazas de la casa y en los basurales se encontraron documentos, como requerimientos y cartas, fechados entre 1519 y 1582; además de vajilla, ropa, herramientas de diverso tipo, objetos para el ocio y el esparcimiento, como naipes y dados, y evidencias de alimentos.

Entre los alimentos resaltan espigas de trigo y cebada, semillas de caigua y culantro, así como corontas de maíz y vainas de pallar. La vajilla está compuesta de vasos de cerámica, vasos y platos vidriados, y loza china. Las prendas de vestir incluyen zapatos de adulto y de niño hechos de cuero, alpargatas de adulto, una camisa de infante y una boina. 

La presencia de tablones de madera, clavos, llaves, herraduras de metal, estribos y una rueda de madera, nos indican tanto la existencia de mobiliario como el uso de caballos y carretas.

Carta al hermano del virrey
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-07820

Requerimiento de pago
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-07821

Zapatos de niño
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-04423

Alpargata
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-04418

Zapato de cuero
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-04424

Camisa de niño
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-00509

Vaso de cerámica vidriada
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-05238

Plato vidriado
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-07740

Llave de cerradura
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-05247

Dados de madera
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-05240

Naipe con dos de copas
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-07823

Naipe con caballo de oros
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-07824

Estribo de madera
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-07825

Herradura
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-05266

Clavos de metal
Siglo XVI
Huacas Pando
Código: I-04548 / I-04501 / I-04553 / I-06745